INTRALIPOTERAPIA

Servicios medicina estética


INYECCIONES QUE ELIMINAN LA GRASA LOCALIZADA

 

El acido desoxicolato es una solución acuosa con base gelatinosa, biocompatible ya que es un ácido que se encuentra presente en el cuerpo humano y es totalmente reabsorbible. Su principal función es la eliminación de la grasa localizada destruyendo los adipocitos y todo esto sin necesidad de pasar por el quirófano.

 

Las zonas más comunes son el abdomen, caderas , muslos, rodillas y brazos y también la papada.

 

El producto se infiltra con una aguja fina y a través de un único pinchazo directamente en el tejido adiposo (técnica llamada intra- lipoterapia), licua el adipocito para que los lípidos se eliminen de forma natural a través del sistema linfático. Por ello, durante el tratamiento se recomienda beber mucho agua y tomar un drenante que favorezca la eliminación de la grasa.

 

Para lograr unos resultados satisfactorios, y siempre dependiendo de cada persona y de la recomendación del médico, serán necesarias al menos 3 a 4 sesiones con 3-4 semanas de intervalo entre sesiones (tiempo necesario para que ocurra la necrosis y eliminación de ese acúmulo graso).

 

Suele ocurrir tras el tratamiento, que aparezca un efecto edematoso, el cual da la apariencia de un aumento de volumen, en vez de disminución, pero esto es transitorio y a las 3 semanas aproximadamente tras el tratamiento, se objetiva la reducción de volumen.

 

La sesión dura aproximadamente 20 minutos y la inyección no es dolorosa, no precisa anestesia tópica, apreciándose un enrojecimiento de la zona tras el tratamiento. No se debe masajear tras el tratamiento ni exponerse la zona tratada a altas temperaturas. Puede aparecer a partir de la semana, un dolor como de agujetas, lo que denota la necrosis de la grasa. También se recomienda utilizar durante los primeros días medidas de compresión (medias o faja).

Está contraindicado en caso de embarazo o lactancia, enfermedades Infecciosas aguda o crónica y en patologías graves como cardiopatías, nefropatías, hepatopatía y diabetes. Tampoco debe ser usado en pacientes con historias clínicas de reacciones alérgicas o anafilácticas.

Después de la inyección es posible que aparezca una reacción edematosa, pequeños hematomas superficiales o enrojecimiento cutáneo de leve a moderado.