Fotorejuvenicimiento

Servicios medicina estética


El fotorrejuvenecimiento no ablativo de la piel, realizado mediante luz pulsada intensa (IPL), es una de las técnicas más innovadoras en medicina estética que puede realizarse tanto en cara como en cuello, escote y dorso de las manos.
La luz intensa pulsada emite una banda ancha de luz que permite tratar varios objetivos a la vez, manchas pigmentadas, venitas o textura cutánea rugosa y así mejorar globalmente la calidad de la piel al estimular la formación de colágeno.

Los resultados son evidentes desde la primera sesión. Se necesitan entre 3 y 5 sesiones con un intervalo como mínimo de tres semanas. Las mejoras se perciben de manera progresiva. En primer lugar, desaparecen las manchas y rojeces y así la piel va recuperando un tono mucho más uniforme. A medida que avanza el tratamiento se va notando una mejoría general en la calidad de la piel.
Recomendamos no exponerse al sol directamente durante al menos 15 días antes de cada sesión. Se recomienda no realizar tratamientos agresivos en los 15 días posteriores al tratamiento con IPL, como peelings o abrasiones, ya que la piel puede estar algo más sensible.

¿Con qué otros tratamientos puede combinarse?
Este tratamiento de rejuvenecimiento se puede combinar con otras técnicas como bioestimulación, infiltración de productos de relleno, PRGF (Plasma Rico en Factores de Crecimiento), peelings, radiofrecuencia,..